icon-facebook icon-instagram icon-twitter icon-pinterest

#BrainsAndBeauty: Tacañez Crónico – Degenerativa Aguda

Decía mi abuela que al que con atole se quema, hasta al jocoque le sopla. Pues esto es justo lo que le pasa ahora a mi amiga Luisa. ¡Pobre! Después de hacer un plan súper estricto para terminar de pagar sus tarjetas, parece ahora la típica gordita que cuando es flaca, no quiere ni comerse un dulce para no volver a engordar.

Ahora Luisa no se compra nada, todo le da remordimiento, incluso hasta rompió todas sus tarjetas de crédito menos una (que le rogué que dejara “viva”). Ahora bien, ¿cómo controlar entonces los “atracones” de compras? ¿es posible que la tarjeta de crédito sea una amiga, en vez del enemigo a vencer?

Como todo en la vida (hasta la dieta…) tener salud financiera es más un proceso de planeación y de apegarse a un plan mas que otra cosa. No es magia, pero tus tarjetas de crédito pueden convertirse en tus grandes aliadas y ayudarte a conseguir esas metas que te parecían inalcanzables.

Le explicaba a Luisa que no se trata de “no gastar”, sino de planear las compras. Es decir, si vas a ir al supermercado, debes llevar una lista de lo que vas a comprar y no ir con hambre, si no, gastarás de más en “antojos” que ni siquiera quieres en tu alacena y menos en tu cintura. 

De manera similar, ir de compras “de emergencia” es lo peor que puedes hacer. Comprarte el vestido para la boda de último minuto o el regalo de tu tía medio día antes de su fiesta, hace que compres cosas caras y malas (porque ni siquiera es lo que realmente querías para estas situaciones).

Por ello, es importante que además de tu presupuesto, planees también tus eventos y las compras que necesitarás hacer para ello. ¿Qué regalarás en Navidad? ¿a quienes? ¿no te convendría aprovechar las rebajas del 50% en el verano para ello? ¿quieres hacerte de muebles, electrodomésticos, una televisión nueva? ¿por qué no esperar a las temporadas de descuentos y meses sin intereses? ¿qué cumpleaños tienes en los próximos meses, qué eventos?, etc. 

Con la ropa y el calzado sucede lo mismo. Decidí pasar dos tardes con Luisa en lo que resultaron ser actividades de lo más divertidas. La primera tarde fue sacar fotos de todo su departamento y la segunda tarde fue sacar todo de su clóset y tomar fotos a sus combinaciones favoritas de ropa.

Después de reír muchísimo y tomarnos jarras y jarras de té helado, teníamos en nuestras manos la “wish list” de Luisa: muebles, objetos de decoración, ese surround system que tanto anhela y vimos también qué falta y qué sobra de su guardarropa. Lo que sobra, por supuesto, se irá al “viernes de chicas” (sí, es muy divertido, ya les contaré en otro blog) o a la caridad. Lo que falta, ahora Luisa tiene la tarea de buscar fotos y pegarlas en su lista para motivarse. También me contó del viaje que quiere hacer a Costa Rica y lo anotamos.

Y lo que resultó fue este recuadro que tú también puedes replicar:

Urgencia

Objeto

Presupuesto

Cómo pagarlo

No urge

Mueble para cocina

$3,000 MXN

Ahorrando $250 al mes

En 3 meses

Surround System

$5,400 MXN

Pagar con tarjeta de crédito y pagar en 6 meses. Pagar los días 4 de mes

1 mes

Joyería para cumpleaños de Mamá

$2,000 MXN

Puntos Liverpool usando la tarjeta. Saldar de contado en efectivo.

No urge

Florero para la sala

$990 MXN

Pagar 330 pesos mensuales a la tarjeta por 3 meses.

8 meses

Costa Rica

$38,000 MXN

Vamos 4 amigas 5 días, buscar vuelos, lugares que visitar, tours, hoteles y costo por la renta de un auto.

 

¿Qué estoy determinada a enseñarle a mi amiga? Que si te vuelves una “busca ofertas” puedes cumplir todos tus sueños, comprarte esas botas italianas que te hacen suspirar e irte a Costa Rica con tu mejor amiga, sin quedar en quiebra financiera. Es más, haciendo pagos pequeños y planeados, puedes ahorrar y vivir la vida, porque ¿para qué trabajar tanto si no es para vivir como quieres vivir?

Luisa, por lo pronto, está sonriendo otra vez…

 

Besos

 Suzelle Morris

 

Imagen destacada vía: Sex and The City 

Comentarios

Deja un comentario