icon-facebook icon-instagram icon-twitter icon-pinterest

#PRIDE2020 Mauro Sánchez Navarro: “Cuando uno se permite ser, todo lo demás se llena de vida y de amor.”

 

Por: Hildelisa Beltrán

Foto portada: Luis Meza

Fotografía interiores: Victoria Barmak 

Styling: Pablo Rivera

 

H: ¿Para ti qué es PRIDE? ¿Qué hace sentir orgulloso a Mauro?

M: El PRIDE es una conmemoración de todo lo que hemos avanzado como sociedad, pero aún más importante, es un recordatorio de todo lo que nos falta por hacer y cambiar. Es poder reconocernos entre todos como almas libres, darnos cuenta que somos muchísimas personas y que tenemos aliados; que buscamos un mundo libre y lleno de amor. Es una llamada para las personas que no nos “aceptan”, a los que dicen que no somos “normales”, pero sinceramente… ¿a quién le interesa ser normal? a mí no, lo normal es aburrido.

Es poder gritar con amor, con colores y con libertad que estamos aquí. Que sin importar los ataques y la censura, no nos vamos a ir a ningún lado. Es valentía, es amor, es respeto, el PRIDE es una FAMILIA, eso me hace sentir orgulloso. El orgullo de la comunidad no es para celebrar nuestras preferencias y orientaciones sexuales, es orgullo de saber que somos valientes y nos atrevemos a levantar la voz, de luchar por tener un mundo mejor para las generaciones que vienen, por vivir en libertad, por amarnos a nosotros mismos.

H: ¿Cuál ha sido el impacto positivo de reconocerte y vivir con libertad?

M: El poder transmitir este mensaje, el dejar de juzgar y atacar a los demás por cosas que no podía admitir de mí mismo. El poder estar en paz conmigo mismo y darme la oportunidad de amar y de tener una vida sincera donde las personas puedan realmente llegar a conocerme. Tener la oportunidad de ser un ser humano libre y buscar mi felicidad.

H: Ser orgullosamente gay, te hace libre y te da una perspectiva diferente de la vida. ¿Cómo lo asumes? ¿Siempre fue así?

M: No siempre fui así. Fui un niño al que le costó bastante poder aceptarse y entenderse, creo que aún estoy en el proceso de entender. Soy gay, pero también me defino como un ser asexual y el estar entre estos dos lados, hace que muchas cosas no sean fáciles de comprender.

Soy el niño al cual molestaban por ser amanerado, por no gustarle las “cosas de hombres” y eso fue en una etapa de mi vida en la que ni siquiera sabía lo que era ser gay, donde no pensaba ni siquiera en el sexo, mucho menos en los hombres; pero ocasionaba que no me sintiera parte de nada y sólo deseaba parecerme a los demás. Fui un niño muy inquieto, constantemente me tenía que cambiar de escuela y por una parte, lo veía como una oportunidad de comenzar de nuevo… pero la esperanza se me destruía en el primer mes.

Siempre llegaba ese momento terrorífico, pero en el momento en el que finalmente entendí y logré aceptarme, pude ver las cosas desde otra perspectiva. Ese momento llegó cuando mis amistades eran mas grandes que yo y tenían otro tipo de mentalidad, pero al final estoy aquí por mí, para amarme y respetarme.

No siempre es fácil, nada que valga la pena lo es, pero me he dado la oportunidad de ser yo mismo, de poder conocerme, de vivir y de sentir… y eso es algo que no cambio por nada. Ser gay me enseño a luchar por lo que creo, a no callarme y a no permitir las faltas de respeto que yo recibí, e inclusive, que llegué a hacerle a alguien más en algún momento; a darme cuenta que mi voz puede llegar a donde yo quiera y que puedo luchar por hacer una diferencia en el mundo que me rodea.

H: ¿Fue (o sigue siendo) difícil el aceptarte como un ser humano libre y diferente?

M: Sí lo fue, me dijeron tantas veces lo que yo era para los demás, que durante un tiempo no me permitieron (y no me permití) descubrirlo, procesarlo y aceptarlo; era algo que solamente quería alejar de mí. No es algo con lo que los niños y adolescentes (y nadie más) deberían tener que lidiar; intentar conocerse a uno mismo ya es lo suficientemente complicado como para que encima, otras personas lo hagan mas difícil. Dejemos de juzgar seamos más empáticos y respetuosos con el de a lado.

H: ¿Cómo crees que todas estas experiencias te hacen un mejor actor/interprete?

M: El actor nace de sus vivencias, se nutre de su propia concepción del mundo y es lo que da soporte para darle vida a cada personaje que llega. Todas estas experiencias y aprendizajes, me han formado cierta percepción del mundo y por consecuente, lo que quiero decir y cómo quiero luchar desde mi trinchera.

H: Tienes un estilo muy único, nos encanta cómo normalizas las prendas de vestir y eliminas códigos a través de la ropa ¿Cómo es que usas la moda como forma de expresión? ¿Cuál es el mensaje?

M: Durante mucho tiempo se me negó la oportunidad de utilizar ciertas prendas porque no iban de acuerdo con mi sexo y fue algo que siempre cuestioné. ¿Quién dicta lo que debe ser y lo que no?. Antes se les negaba a las mujeres usar pantalón, a los hombres se les juzgaba por usar falda y vestido… ¿Quién impuso esto? No tengo idea de quién fue, pero no estoy de acuerdo.

Para mí, la ropa habla de quién soy, de mi estado de ánimo, de lo que quiero transmitir en ese momento. La ropa es poder jugar, poder ser libre, sobretodo es un instrumento de protesta. Es mi estandarte, lo que soy y lo que siento. Nunca más permitiré que alguien me vuelva a decir que lo que soy “no está bien”.

H: ¿Qué le dirías nuestros lectores jóvenes que se están descubriendo y tienen miedo a ser libres?

M: Te diría que no importa si tienes 12, 20, 40 u 83 años, porque siempre es un buen día para aceptarte y para empezar a ser tú mismo. Esta vida se trata de compartir, pero al final se trata de ti, no de los demás. Date la oportunidad de amar, existirá mucha gente que no esté de acuerdo, inclusive familia y amigos, que espero puedan recapacitar y aceptarte como eres, pero si no es el caso, quiero decirte que no estás solo. Somos una comunidad y todos los seres humanos tenemos el poder de elegir a nuestra propia familia: personas que te van a amar y respetarte por lo que TÚ eres. A esta vida solo venimos a tratar de ser mejores cada día, eso es lo único que importa, ama y respeta los demás, pero principalmente a ti mismo. Recuerda que aceptarte, es quitarte una carga innecesaria de encima.

H: ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

M: Esto es algo que mi abuela me ha dicho desde que soy niño. Es una frase con un mensaje muy positivo, aunque también puede ser un poco contraproducente… pero cuando algo malo suceda, sólo repite: “Me vale, me vale, me vale y me valió y punto final”.

H: ¿Qué es lo mas bonito de la libertad?

M: ¿Qué puede ser más bonito que serte fiel, de poder darte la oportunidad de crecer, de amar y de vivir sin ataduras?… yo creo que nada. Cuando uno se permite ser, todo lo demás se llena de vida y de amor.