icon-facebook icon-instagram icon-twitter icon-pinterest

10 PASOS PARA HACER LAS PACES CON TU CUERPO

Por: Anaclara Arizmendi Salem

PASO 1
Acepta que tu cuerpo es suficiente así como está.
Desde la infancia crecemos con la creencia de que nuestro cuerpo no es suficiente: no es suficientemente esbelto, suficientemente atlético, suficientemente fuerte, suficientemente bronceado, suficientemente sexy…
Pero si tu cuerpo te ha mantenido vivo hasta este momento, es porque así como está, ha sido lo suficientemente fuerte, resistente y eficiente.
Tu cuerpo es la fuente de amor incondicional más perfecta porque todos los días, lo trates como lo trates, a él nunca se le olvida respirar, latir, nutrirte. No importando si tienes sobrepeso, si estás enfermo, si eres alto o chaparro, hoy reconoce y agradece que tu cuerpo así como está, es suficiente, es perfecto y es una fuente de amor.


PASO 2
Desintoxícate de los medios.
Deja de comprar revistas de moda y de ver los “chismes de los famosos” en la televisión.
Los cuerpos e imágenes que proyectan no corresponden con la realidad de la inmensa mayoría de las personas, y en muchos casos ni siquiera son reales.


PASO 3
Realiza acciones intencionales que te reconecten con tu cuerpo.
Cuando nos sentimos incómodos con nuestro cuerpo, tendemos a cubrirlo, no mirarlo, ser negligentes con los cuidados hacia él.
Reta este patrón: mírate frente al espejo, viste con colores brillantes, utiliza accesorios, acude a masajes, pedicure, manicure. Acaríciate mientras te bañas y utiliza productos con aromas y texturas diferentes y agradables.


PASO 4
Convierte a tu cuerpo en una fuente de placer.
Piensa en todas las formas en las que tu cuerpo te puede hacer sentir bien: bailar, reír, caminar, cantar, disfrutar diferentes sabores, texturas. Y hazlas!


PASO 5
Celebra tu individualidad.
En vez de buscar ser como todos los demás, celebra todo lo que te hace único. Haz una lista de todas las características que te diferencian del resto de las personas.


PASO 6
No busques un cuerpo perfecto, busca un cuerpo saludable.
No te pongas a dieta, aprende a comer sanamente. Elige una actividad física no por las calorías que vas a quemar, sino por cómo te hace disfrutar.
No existe el peso ideal, existe el peso saludable para cada persona.
Recuerda que tu peso no te define, lo que te define es lo que tú pienses de ti.


PASO 7
Agradece a tu cuerpo.
Todas las mañanas agradécele a tu cuerpo por una noche de descanso y un día más de vida. Por la noche, haz una lista de todo lo que tu cuerpo te permitió realizar hoy.
El siguiente ejercicio frente al espejo es sumamente útil si tienes algún área en específico que te cause conflicto.
Selecciona el área de tu cuerpo con la que te sientes incómoda, obsérvala y agradécele por tres aspectos positivos. Ejemplo:
Caderas
Gracias por permitirme ser madre.
Gracias por permitirme moverme y bailar.
Gracias por sostener mi cuerpo.
Brazos
Gracias por permitirme cargar a mis nietos.
Gracias por permitirme abrazar a mis amigos.
Gracias por permitirme trabajar.


PASO 8
Elimina el “Fat-talk” o diálogo de la gordura contigo y con los demás.


PASO 9
Muévete
La danza, el teatro, la yoga, el ejercicio, son formas de reconectar mente, cuerpo y espíritu. Este tipo de prácticas nos recuerdan que somos uno, completo.


PASO 10
Encuentra aquello que te apasiona y hazlo frecuentemente.
La felicidad es el mejor maquillaje. Ningún cirujano puede construir la sonrisa de una persona plena, ni imitar la risa franca de una persona divirtiéndose, ni el brillo en los ojos por la satisfacción de alcanzar un logro.

 

Para más información: http://facildedigerir.com/2012/04/10-pasos-para-hacer-las-paces-con-tu-cuerpo/

Comentarios

Deja un comentario