icon-facebook icon-instagram icon-twitter icon-pinterest

#BellezaSaludable: Dieta Anti Acné

Todos sueñan con tener un cutis perfecto sin imperfecciones, pero la verdad es que no cualquiera corre con esa suerte. Estudios han demostrado que el acné va más allá de las molestias físicas hasta causar un malestar emocional y psicológico en personas que lo padecen. Pena, enojo, ansiedad, depresión, inseguridad son algunos de los resultados de este tipo de brotes.

Mientras el acné afecta a más del 85% de los adolescentes, esta condición en la piel también ha aumentado en la población adulta. La medicina convencional ofrece soluciones como cremas y geles, antibióticos, o medicamentos sumamente fuertes que llegan a dañar el hígado.

¿Es esta la única solución? Afortunadamente no. Existe la medicina funcional, que se enfoca en la causa del problema. A través de esta perspectiva podemos entender numerosos factores que contribuyen a la aparición de acné, incluyendo el estado nutricional de la persona, el estrés, la toxicidad, inflamación, hormonas y desbalances intestinales.

Estas son buenas noticias porque nos motivan a hacer cambios de estilo de vida que revierten el acné y además mejoran nuestra salud, sin los efectos adversos de los medicamentos y otros procedimientos invasivos. Se debe tratar el problema de fondo y esto lo podemos hacer mediante nuestra dieta, ya que lo que comes se refleja directamente en la salud de tu cutis. Existen estudios que han demostrado que una alimentación alta en azúcares, lácteos y alimentos procesados contribuye y exacerba la aparición de brotes.

 

Entonces ¿cuáles son las causas principales del acné y cómo lo podemos tratar?

 

1. Lácteos: Las hormonas contenidas en los lácteos contribuyen a la aparición del acné ya que estas (varias formas de testosterona y andrógenos) pueden incrementar tus niveles de insulina, causando inflamación.

2. Grasas procesadas: Por ejemplo, las grasas trans elevan los niveles de ácido araquidónico el cual compite con el omega-3, provocando que exista más inflamación y acné.

3. Azúcar: El consumo de azúcar eleva los niveles de insulina, lo cual promueve la producción de testosterona en las mujeres al igual que mucha inflamación, ocasionando la aparición de brotes.

4. Salud intestinal: Tomar probióticos, prebióticos y enzimas digestivas contribuye a una piel libre de barritos.

5. Deficiencias nutricionales: Niveles bajos de zinc, omega 3 y omega 6 se relacionan con la aparición de acné, debido a que estos nutrimentos se encargan del fortalecimiento del sistema inmune y reducen la inflamación.

6. Inflamación: Se recomienda incluir en la dieta alimentos como el pescado orgánico, jengibre, cúrcuma, té verde, frutos rojos, vegetales verdes, los cuales tienen propiedades antiinflamatorias que contribuyen a un cutis más terso.

7. Estrés: El estrés crónico incrementa la inflamación y el estrés oxidativo, elevando niveles de cortisol sérico. Es recomendable manejar el estrés mediante mediaciones, yoga, sauna, masajes, ejercicio, etc. La relajación es antiinflamatoria.

 

En conclusión, es importante tener en mente que el acné es prevenible y tratable mediante un enfoque  integral. No esperes a una cura, a una intervención farmacéutica, mejor cuida tu alimentación, lleva una dieta antiinflamatoria alta en fibra, grasas buenas (como pescados, aceite de oliva, aguacate, nueces y almendras), toma probióticos, incluye verduras y frutos rojos, evita alimentos con un alto índice glucémico, elimina azúcares y alimentos procesados, ejercítate, duerme y sobre todo relájate.

 

– Nathaly (@nathalymarcus)

 

 

Imagen destacada: Elle España 

Comentarios

Deja un comentario