icon-facebook icon-instagram icon-twitter icon-pinterest

#BellezaSaludable: ¿Cómo Funciona El Ayuno Intermitente?

El ayuno intermitente es una práctica que se ha puesto muy de moda últimamente y cada vez son más las personas que recurren a él debido a sus múltiples beneficios. Aunque hoy conoceremos a detalle de qué se trata y qué personas pueden realizarlo, ya que no es recomendable para todos.

 

¿Qué es?

Consiste en dejar de consumir alimento por un periodo de tiempo. Existen 2 tipos: el ayuno diario 16/8, que consiste en dejar de consumir alimentos por un periodo de 16 horas e ingerir alimentos en una ventana de 8 horas. El otro tipo de ayuno se realiza de 1-2 veces por semana y consiste en dejar de consumir alimento por 24 horas.

 

¿Para qué?

Se basa en el principio de poner a nuestro cuerpo en modo “quema grasa”. Cuando consumimos alimentos, en especial carbohidratos (pan, galletas, pastas, barritas) nuestro cuerpo guarda el exceso de energía en forma de glucógeno, imagina esto como una reserva que dura aproximadamente 12 horas. Cuando pasamos varias horas sin comer o cuando realizamos ejercicio intenso obtenemos la energía de esta reserva de glucógeno. Al terminarse es cuando el cuerpo comienza a utilizar otro tipo de combustible que crea a partir de la grasa, pero si nunca nos vemos forzados a vaciar nuestra reserva de glucógeno, nuestro cuerpo nunca se verá en la necesidad de recurrir a otra reserva. 

Ayunar por un periodo mayor a 12 horas hará que tu cuerpo queme esa grasa extra.

Algunos de los beneficios de ayuno intermitente son:

  • “Resetea” tu cuerpo y usa eficazmente la grasa como combustible.
  • Ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina y controlar los niveles de glucosa.
  • Desintoxica y favorece la digestión, mejora los problemas intestinales.
  • Normaliza los niveles de ghrelina, la hormona que genera hambre y ansiedad de comer.
  • Incrementa la hormona del crecimiento, que tiene un papel importante en la salud, mantenimiento de músculo, anti envejecimiento y quema de grasa.
  • Ayuda a reducir la inflamación celular al luchar contra los radicales libres que dañan tus células y provocan enfermedades.

En caso de realizar un ayuno intermitente 16/8 lo mejor es comenzar incrementando las horas de ayuno poco a poco, es decir, comenzar con 12 horas, después 13 horas, y así sucesivamente hasta incorporar cada día una hora más.

 

TIPS:

  • Procura cenar temprano: Que tu última comida sea a las 7 pm u 8 pm y prolonga el tiempo de tu desayuno hasta las 10:00 am. Sigue aumentando horas paulatinamente hasta que consigas un ayuno total de 16 horas.
  • Incorpora proteína y fibra en cada comida: Esto te brindará saciedad y podrás aguantar sin hambre por más tiempo.
  • Toma suficiente agua durante el periodo ventana y hasta romper el ayuno: Puedes tomar café y té sin azúcar.
  • Respeta y modera tus porciones: No significa que por prolongar las horas en las que comes puedes abusar de la cantidad.
  • Cuida la calidad de los alimentos: De nada sirve ayunar si llevas una dieta alta en grasas y azúcares.
  • Haz ejercicio: Hacer ejercicio en ayunas favorece la pérdida de grasa.

 

¡OJO!

El ayuno intermitente no es para todos, evítalo en los siguientes casos:

  • Si padeces de desórdenes adrenales como problemas con el cortisol.
  • Si sufres de hipoglucemia o padeces diabetes es mejor que evites cualquier tipo de ayuno hasta que normalices tus niveles de glucosa e insulina.
  • Si buscas un aumento importante de músculo.
  • Mujeres embarazadas o en lactancia.
  • Personas que están sometidas a cargas fuertes de estrés.
  • Si eres deportista de alto rendimiento.

 

Recuerda que no es magia, lo que puede ayudar a una persona puede que no sea lo más recomendado para otra. Antes de comenzar con esta o alguna otra práctica de alimentación, es recomendable acudir directamente con un especialista para recibir orientación y lograr los resultados que buscas de una forma que sea la más adecuada para ti. 

 

– Nathaly (@nathalymarcus)

 

Imagen destacada vía: Goop 

Comentarios

Deja un comentario