icon-facebook icon-instagram icon-twitter icon-pinterest

#BeautyMommy: ¿Cómo Formar Buenos Hábitos En Niños y Bebés?

¡Hola beauties!

Espero que estén gozando de sus vacaciones de verano.

Con los niños full time en la casa, la verdad es que no son tantas las “vacaciones”. Ahí andamos todo el día organizando actividades que los entretengan y no se nos aburran. Yo he aprovechado las siestas de Elisa para ponerme al corriente con mi lista de libros, y la verdad es que he leído un par que se me han hecho demasiado interesantes. Los dos que más me gustaron fueron “GRIT” (la autora es Angela Duckworth) y el segundo fue “Willpower”, de Roy F. Baumeister. Estos libros rápidamente escalaron a mis favoritos, especialmente ahorita que estoy en la etapa de educar y formar a una bebé que poco a poco se convierte en una personita independiente.

Me he estado rompiendo la cabeza tratando de encontrar una traducción exacta de la palabra Grit y la verdad es que no encuentro una que la defina exactamente. Grit se podría definir como ese empuje, esa fuerza de salir adelante, es no darse por vencido, TODO en una SOLA palabra. Desde que supe que estaba embarazada de Elisa me propuse hacer absolutamente todo lo que estaba en mis manos para formar a una mujer independiente, con carácter, con fuerza de voluntad y disciplina. Este libro te ayuda muchísimo, ya que pone varios ejemplos de gente increíblemente exitosa y te describen sus hábitos desde que eran niños, el papel que jugaron sus padres y una descripción detallada de la educación que recibieron.

Te comparto algunos puntos que se me hacen fundamentales aplicar en la educación de nuestros hijos.

Cómo primer punto, y en mi opinión el más importante, es infundir disciplina y constancia en nuestros hijos. ¿La mejor manera de hacerlo? Apoyarlos para que se comprometan con una actividad que les apasione y la practiquen con disciplina por un año como mínimo. Si a tu hija le encanta el ballet o la pintura, apóyala, pero tanto tú como ella, deben estar lo suficientemente comprometidas cómo para practicar dicha actividad SIN FALTAR por un año. Los problemas comienzan cuando la práctica se junta con la fiesta de la amiga, el pastel del primito o la flojera de nuestros niños.

El segundo punto es cultivar en ellos la fuerza de voluntad. En 1960 el psicólogo Walter Mischel revolucionó la manera en que concebimos el éxito gracias a un experimento llevado a cabo en la Universidad de Stanford. El experimento era muy sencillo; se llevaban a un niño a un salón de clases. La maestra les ofrecía un bombón, explicándole que si quería, podía comer el bombón inmediatamente, o esperar 15 minutos a que ella regresará, y el niño podría comer 2 bombones en vez de uno solo. El objetivo del experimento era medir la capacidad de cada niño de postergar la gratificación inmediata. Los niños que realizaron el experimento fueron evaluados 10 años después, cuando la mayoría eran estudiantes de Universidad. Mischel descubrió que aquellos niños que fueron capaces de esperar 15 minutos para comer 2 bombones tenían menor probabilidad de tener vicios (cigarro, juego o alcohol), iban en mejores Universidades y en general llevaban una vida mucho más saludable y feliz. En conclusión: La mejor manera de predecir el éxito de una persona es la capacidad de gobernarse a sí misma.

Cómo tercer y último punto es evitar a toda costa Críticas Negativas y ETIQUETAS. Lo peor que podemos hacer como padres es decirles para que son buenos y para que son malos. El problema resulta en que el niño al pensar que es malo en cierta actividad perderá interés en ello por el resto de su vida, y se catalogará así mismo de manera negativa. Dejar que ellos solitos descubran sus gustos y pasiones y siempre apoyarlos es lo mejor que podemos hacer. Todo comentario negativo perdurará en su cabeza por el resto de su vida, y el solito impondrá límites a su creatividad y metas personales.


Créditos 

Imágenes vía Pinterest

Comentarios

Deja un comentario