icon-facebook icon-instagram icon-twitter icon-pinterest

#BeautyAndTheBeast: Beauty Potion

Si al escuchar el nombre de esta sección piensan que #BeautyAndTheBeast nace de la razón más obvia, sepan esto:

Odio Disney y lo culpo de varios traumas emocionales. Existenciales y Estéticos.

Si, este espacio se llama así por nosotras: The Beauties, pero nuestra bestia es mucho más temible que un engendro de moño y coleta. Nuestra bestia es toda molestia cotidiana con la que tenemos que batallar porqué #niñas.

La bestia de este capítulo se llama: Problema Digestivo, ¿les suena?, tiene un grupito de mini bestias obedeciéndola mientras hacen nuestra vida algo molesta.

Mala piel, ojeras, indigestión, pesadéz, retención de todo lo que se pueda retener, PMS, rosácea, depresión, caída de pelo y MUCHAS otras situaciones poco favorables son causadas (en gran parte) por que nuestra flora intestinal ya no está sana.

Nuestro microbioma interno es un jardín que con nuestras decisiones y actividades vamos destruyendo (cual hipster en festival).

¿Alguien dijo probióticos?

Son los encargados de limpiar y replantar el desastre para regresar nuestro cuerpo a modalidad –menos torpe–.

Hay un lado complicado…

Encontrar los probióticos adecuados es igual de fácil que encontrar al hombre adecuado y gracias Ms.Carrie Bradshaw sabemos que eso fácil no es.

Hay 27382 marcas de pastillas en el mercado (número inventado obvio no sé ese dato), las que funcionan mejor son carísimas y tienes que cuidarlos como si fueran hijos. No puede darles el sol, son sensibles a los cambios climaticos y a los ácidos, blah blah.

Ah, y el número de probióticos que existe en cada pastilla se va perdiendo desde que se encapsulan…

Solución: Hagan sus propias bebidas probióticas. Les garantizan un mayor numero de bichos VIVOS, más las enzimas que se producen naturalmente con la fermentación y cuestan 1/20 parte porque puedes siempre hacer una nueva utilizando parte de la anterior.

Suena súper complicado, pero yo ayer hice una en el cuarto de mi hotel en 5 mins.

En una botella de vidrio o mason jar pon 250 ml agua de coco natural (es mejor aunque una de botella sirve idéntico) una cucharadita de mascabado y dos cápsulas de probióticos  (yo usé PB8 pero hay varias marcas que pueden usar, abre las cápsulas y sólo pon el polvo). Tapas y dejas tu pócima donde haga mas calor.

Espera 24-48 hrs dependiendo el clima y, ¡listo!

Los probióticos de las cápsulas se alimentan de azúcares cuando se fermentan, así que el contenido de azúcar se reduce y la bebida ya no tiene una carga glicémica relevante.

El impacto que tiene esta bebida es el de un bote entero de buenos probióticos o sea, MUCHOS BILLONES.

Hay que empezar lento (alrededor de 1/4 de taza por dia) e ir aumentando la cantidad diario a tolerancia.

¿Efectos negativos? Básicamente los mismos que con un detox leve. De cero a un poquito incómodo al principio. Después de algunos dias vas a ver como van cambiando cosas en todo tu cuerpo.

¿El sabor? sabe a castigo. Pero un castigo de esos chiquitos que duran poco. ¿Ya sabes? Y le puedes poner poquita stevia antes de tomártela.

Para terminar les dejo los mejores links a videos, páginas y artículos con más explicaciones, ideas, etc. (si no el castigo va a ser acabar de leer esto).

Síganme en instagram y escriban sus dudas!

X,

Fiera.


Créditos

Imágenes vía VSCO, Fer Aragones 

Comentarios

Deja un comentario

Scarlett Taylor says

Hola,

Preguntas bueno primero gracias por tu articulo. Ahora si preguntas;

1. Cuanto tiempo me lo tengo que tomar y descansar?
2. Puedo comprar entonces cualquier probiotico tipo el marca libre de Traders Joe?

Gracias,